Will le da de comer a Maya, su hija de 8 meses. Por un momento pausa y Maya usando sus manos hace el signo de “más”. Will se ríe. “¿Quieres más? ¡Bueno, aquí viene! “. Cuando el tazón está vacío, Will señala y dice “Se acabó. Maya se comió toda la comida. Se acabó todo.” Maya lo mira y sonríe.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       

Los niños desarrollan conceptos y habilidades de matemáticas muy temprano en la vida. Desde el momento en que nacen, los bebés comienzan a construir ideas sobre las matemáticas a través de experiencias cotidianas y, más importante aún, a través de las interacciones con adultos de confianza.  El lenguaje – la forma en que hablamos con los bebés y los niños pequeños sobre ideas de matemáticas, por ejemplo, palabras como más, vacío y lleno – tiene gran importancia.

¡Las matemáticas existen en todas partes!

Usamos un vocabulario de matemáticas básico todo el tiempo, sin darnos cuenta. Por ejemplo, cuando separamos la ropa por color, usamos los conceptos matemáticos de clasificar. Cuando llevamos la cuenta durante un juego y determinamos cuánto se adelanta o atrasa nuestro equipo (número y operaciones), o le damos a alguien direcciones para ir de un lugar a otro (relaciones espaciales), eso es matemáticas. Constantemente usamos palabras de comparación (medición) como grande y pequeño y usamos patrones para explicar el orden de las rutinas y actividades diarias (“Nos lavamos los dientes después del desayuno”). Con nuestros niños, jugamos y cantamos canciones que usan números y cuentas (como “Uno, dos, abrocha mi zapato”).

Incluso sin el apoyo de uno, los bebés y niños pequeños usan conceptos de matemáticas para dar sentido a su mundo. Por ejemplo, los bebés como Maya señalan cuando quieren más comida. El más es uno de los primeros conceptos matemáticos que entienden los niños. Los bebés indican, a menudo de forma dramática, que saben la diferencia entre los adultos conocidos y los desconocidos (clasificando). Los niños pequeños tratan de subirse a cajas de varios tamaños (relaciones espaciales) y decir palabras y frases de cuentos o canciones familiares que utilizan la repetición (patrones).

Podemos lograr que las matemáticas que ocurren en la vida diaria sean visibles para los niños a través de la charla de matemáticas. Cada día tenemos numerosas oportunidades para ayudar a los niños a ampliar su comprensión de los conceptos matemáticos. Entre más hablemos a cerca de las matemáticas, más oportunidades tienen los niños de construir una actitud positiva hacia el aprendizaje de las matemáticas y el aprendizaje en general.

Conceptos básicos de matemáticas

Al conocer los primeros conceptos de matemáticas, uno puede ser más consciente en sus interacciones diarias con los bebés y niños pequeños. Aquí hay cinco conceptos básicos de matemáticas que pueden ser incorporados en las conversaciones diarias con bebés y niños pequeños.

1. Los números y las operaciones: comprender el concepto de números, la cantidad, el orden, las formas de representar los números, la correspondencia de uno a uno (que un objeto corresponde a un número) y el conteo.

2. Figuras geométricas y relaciones espaciales (geometría): identificar y nombrar las figuras geométricas, entender la relación física entre uno mismo y otros objetos y las relaciones entre los objetos.

3. Medidas: tamaño, peso, cantidad, volumen y tiempo.

4. Patrones, relaciones y cambios – reconocer (observar las relaciones que constituyen un patrón) y/o crear repeticiones de objetos, eventos, colores, líneas, texturas y sonidos; entender que las cosas cambian con el tiempo y que el cambio puede ser expresado con un vocabulario matemático. ¡Estos son los componentes básicos del álgebra!

5. Colectar y organizar la información – juntar, clasificar y analizar la información (datos) para ayudar a dar sentido a lo que está pasando en el medio ambiente.

Inténtalo.

Hable de las matemáticas con su hijo de forma habitual. Por ejemplo, el momento de cambiar los pañales, la hora de la comida y del baño, los paseos por el vecindario y las salidas de compras son momentos ideales para contar, identificar figuras geométricas y tamaños, hablar de patrones y describir cómo las cosas son iguales y diferentes.

Haz una lista de palabras y frases de matemáticas. Colócala en el refrigerador o en algún otro lugar a mano para recordarte que debes aprovechar las oportunidades de hablar de matemáticas.

La charla de matemáticas enriquece las experiencias de aprendizaje cotidianas de los bebés y los niños pequeños. Se sorprenderá de lo mucho que saben y pueden aprender. Su charla de matemáticas de hoy puede ayudar a sus hijos a tener éxito en las matemáticas a medida que crecen.

 

Original English Article – Math Talk With Infants and Toddlers

Algunas ideas divertidas de juego en casa usando los motores grandes para programas con acceso limitado a un espacio externo,  días con mal clima o para compartir con las familias

 

Town Square dado

 

 

Versión para imprimir Juegos de motores grandes

 

En el libro The Last Child in the Woods (El último niño en el bosque), Richard Louv (2005) establece un vínculo entre la falta de naturaleza en la vida de los niños y estar en una “generación electrónica”. Dice que los trastornos por déficit de atención, la depresión (sí, en los niños) y la obesidad se deben a un “Déficit de Naturaleza”. Este es un libro increíble y un gran recurso para los educadores. Los animo a leerlo y a incorporar más naturaleza en su trabajo con los niños.

A los niños les encanta escarbar y no hay nada más emocionante que encontrar un Roly Poly (cochinillas).  Proporciona a los niños palas, lupas y recipientes para insectos y déjalos trabajar. Yo compré todos mis materiales en la tienda del dólar, lo cual resulta muy económico. Si no tienes acceso a estos materiales, puedes utilizar recipientes y cucharas de comida reciclados que encuentres en tu cocina.

Aquí tienes algunos datos curiosos sobre los roly polies que quizá no conozcas:

Puedes explorar los hábitats de todo tipo de animales, insectos o crustáceos. Intenta construir un hábitat roly poly con los niños utilizando materiales encontrados. Sin embargo, también debes ayudar a los niños a respetar a los animales y sus hábitats naturales. Así que asegúrate de que sepan que SIEMPRE regresamos los animales a su hábitat natural al final de cada día.

Hoy quería hacer algo interesante con los niños y me di cuenta de que no habíamos hecho plastilina en mucho tiempo, así que miré en la despensa para ver si tenía los ingredientes necesarios. La receta que uso para hacer plastilina es:

1 taza de sal

2 tazas de harina

4 cucharaditas de crema de tártaro

2 cucharadas de aceite vegetal

2 tazas de agua

1 paquete de Kool-Aid (u otro tipo de mezcla de jugo: ¡compro el que  esté en oferta!)

Combine todos los ingredientes en una cacerola y cocínalo a fuego medio revolviendo constantemente hasta que la masa se una. Retirar del fuego y amasar la masa hasta que esté suave y fría. Ponlo en un recipiente  o bolsa de plástico.

Mientras buscaba todos los ingredientes, rápidamente me di cuenta de que no tenía un paquete de Kool-Aid. Me gusta usar el kool-aid porque agrega color y aroma. Encontré un poco de colorante de alimentos y canela, y decidí probarlo. Salió con un olor excelente y con una textura un poco diferente, lo que lo hizo aún más interesante. Los niños jugaron con la plastilina sin usar herramientas durante casi una hora, por lo que me imagino que la utilizarán más durante las próximas semanas a medida que agregue algunos moldes para galletas, rodillos, cuchillos de plástico y más.

Casi abandoné mi idea de hacer plastilina cuando no tenía todo lo que la receta requería, pero estoy muy contenta de ser creativa y arriesgarme al usar la canela. Esta actividad también me recordó que deberíamos volver a visitar las actividades que no hemos hecho en mucho tiempo y mantenerlo simple al reintroducir un material puede generar un interés renovado y un juego extendido por parte del niño.

¿Tienes una receta favorita de plastilina? ¿Tiene sustituciones interesantes para su receta habitual de plastilina?

playdoughplaydough 2