Cork
Board
ES
Category: Wellness

Disminuir el desperdicio de alimentos y fomentar la autonomía a la hora de comer

English Version

A veces es difícil ofrecer comidas y bocadillos balanceados a los niños. Satisfacer las diferentes preferencias sin perder de vista los requisitos del CACFP y ofrecer una variedad de alimentos nutritivos sin tirar a la basura cantidades excesivas puede parecer un sueño lejano. Con frecuencia, las dificultades relacionadas con la alimentación son en realidad una lucha de poder. Entonces, ¿cómo podemos ayudar a los niños a sentirse capaces de tomar sus propias decisiones a la hora de comer? Intenta algunos de estos consejos y observa si cambia el clima emocional a la hora de comer.

Comer en familia: en lugar de servir la comida a los niños en un plato, enséñales y permíteles que se sirvan sus propia cantidad. Los niños pequeños pueden aprender a servirse la fruta o la verdura en el plato y, a medida que crecen, pueden ir aprendiendo a servirse sus bebidas. Si usted está preocupado por su monitor – Requisitos para las comidas establece que cuando las comidas son servidas al estilo familiar, “Una cantidad suficiente de alimentos preparados debe ser colocado en cada mesa para proporcionar las porciones completas requeridas de cada uno de los componentes … para todos los niños o adultos en la mesa y para acomodar a los adultos supervisores si desean comer con los niños y adultos.” Esto significa que aunque un niño tome inicialmente una porción de comida más pequeña de la que le corresponde si usted la hubiera emplatado, cuenta igualmente mientras haya comida suficiente para que puedan tomarse la porción completa.

Modifica los utensilios para ayudar a los niños a servirse solos: Por ejemplo, he descubierto que una botella reciclada de crema de café es un buen primer utensilio para servir leche o agua, ya que el pico es muy pequeño y la botella es fácil de sostener y difícil de romper. Otras formas fáciles y divertidas de ayudar a los niños a servirse la comida son unas pequeñas pinzas o tazas medidoras, que tienen los bordes más altos que las cucharas de servir y pueden facilitar la distribución de la cantidad de comida en el plato previsto.

Colabora con las familias o explora diferentes partes del mundo en busca de inspiración para variar. Consulta a las familias sobre las comidas favoritas de sus hijos y sobre cuáles eran sus comidas favoritas cuando eran niños. Intenta preparar el mismo plato inspirándote en diferentes culturas. Albóndigas italianas una semana, albóndigas la siguiente y albóndigas suecas después.

Ofrezca condimentos: puede dejar que los niños se sirvan ellos mismos (intente con botellas más pequeñas con boquillas pequeñas para evitar derrames y el uso excesivo) u ofrezca una salsera con salsa o aderezo al lado para que los niños sumerjan o rieguen sobre su comida. Un salero vacío en la mesa puede dar a los niños una sensación de autonomía sin correr el riesgo de salar demasiado la comida.

Invita a los niños a que te ayuden a planificar las comidas: Saca las hojas circulares y pídeles que marquen con un círculo una fruta o verdura que les gustaría probar. Asegúrate de darles crédito cuando las sirvas: “¡Gracias por elegir estos grandes kiwis verdes para probar en el almuerzo de hoy, Saamya!”.

No dude en sazonar bien los alimentos. Podemos pensar que los niños prefieren los alimentos blandos, pero en realidad el sabor que quieren evitar es el “amargo”. Eso nos deja todo un mundo de sabores por explorar. Prueba las habas verdes con limón; agrega canela, cúrcuma y pimienta negra a las batatas; decora los calabacines cocidos con ajo y una espolvoreada de parmesano.

Ten en cuenta la división de responsabilidades en la alimentación, que establece que es responsabilidad del adulto ofrecer comidas nutritivas y balanceadas, y responsabilidad del niño decidir qué cantidad de alimento desea comer y escuchar las señales de su cuerpo. Recuerda que las comidas son una forma de crear comunidad. No sólo comemos para recargar pilas, sino que compartimos alimentos, recuerdos y tiempo juntos. Cuando a los niños se les anima a participar, pero no se les obliga a limpiar su plato o a comer algo que no les gusta, aprenden hábitos saludables para toda la vida.

Was this content helpful?